¿Qué pasaría si las empresas gestionaran el capital humano con tanto cuidado como gestionan el dinero? (Eric Garton, 2017)

Interesante reflexión sobre la manera diferencial que tienen los directivos a la hora de gestionar los activos de las organizaciones. El autor sostiene que el capital monetario es más fácil de obtener que el capital humano. Así, mientras los profesionales competentes y comprometidos son difíciles de alcanzar, la tasa de interés que se paga por un crédito es cada vez más baja, lo que sitúa al dinero en una escala de valor inferior como activo organizacional. Sin embargo, gran parte de los directivos siguen dedicando más esfuerzo y cuidado a gestionar activos económicos que a gestionar activos humanos. Esta forma de actuar puede terminar comprometiendo la competitividad y supervivencia de la organización.

[descarga el artículo]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.